Videos amateur de Aupa Atleti

Os quiero animar un poco a comprar estas nuevas camisetas del Atletic de Madrid mirando este video gratis que teneis de xhamster! 🙂 sin tabú ni censurado.

Si es que no puedo parar de darle al play reproduciendo este video jejeje me encantan las tetas que tiene esta chica! a vosotros no?

Queridos amigos, después de ver uno de los videos preferidos mios, la de esta chica sacándose la camisa os voy a contar un relato porno, se trata de mi relación con mi pretendiente Eduardo era cada vez más distante, solo nos veíamos los domingos y últimamente él tenía mucho trabajo así que cancelaba las citas, no contestaba a mis llamadas y se limitaba a responder mis mensajes con un “okey”

Estaba furiosa, no quería tirar a la barreduras 3 años de relación, yo estaba enamorada de el, pero ese conmiseración cada vez se iba extinguiendo más. Tuve muchas insinuaciones por parte de muchos videos míos, me hablaban de cómo sería mejor mi vida si terminara con Eduardo y les diera una oportunidad a ellos, la mayoría de las propuestas eran atractivas pero tenía mucho miedo de aspirar algo nuevo.

Cierto descanso, Eduardo me propuso ir con él y unos amigo a ver un partido de futbol; debo ser honesta, la idea no me agradó en absoluto, yo no disfrutaba el futbol y nisiquiera entendía bien el punto y alojarse con ajeno modelo desprovisto poder abrazar o rozar a Eduardo me fastidiaba.

Pero al consumación acepte ir. Quedamos de vernos en la casa de su mejor amigo Gabriel a quien conocía desde la facultad pero nunca tuvimos una relación excesivo amistosa. A modo estaba segura de que no haríamos carencia “pervertido” me puse unos jeans algo ajustados, una camiseta roja del mismo color que el equipo de futbol (para no desencajar tanto) me maquille lo más linda que pude, Salí de mi casa y en menos de quince minutos hoy estaba en la casa de Gabriel.

Toque a la puerta y Gabriel salió a recibirme cerró todos los videos gratis porno abiertos y vino a saludar. Había abandonado lo atractivo que era: de un áureo natural, ojos profundos y azulados, un cuerpo de gimnasta y una risita de revista.

-ho…hola, soy Rosa la novia de Eduardo, el…-

-se quién eres, te rememoración de la claustro –sonrió tiernamente- pasa por beneficio.

Me adentre en su casa hasta su desmedido sala de televisión que extrañamente estaba vacía, volteé a buscar a Eduardo pero no logre verlo

-¿llegue muy temprano?- pregunté extrañada

-de hecho pensé que no vendrías, pero me alegra que lo hicieras-

-¿Por qué no iba a venir?

-pensé que carente Eduardo no tendrías interés en venir al partido, pero es genial porque así no estaré solo-

-¿Cómo? ¿No vendrá?- la ira me recorrió enteramente

-¿él no te aviso? Me envió un mensaje hace una ocasión de que no podría venir-

Busque prontamente mi penitenciario y me encontré con una llamada perdida y un mensaje de texto

“cariño, no podré ir a ver el futbol, surgió un imprevisto” quería arremeter el teléfono a la pared… ¿Cómo podría solo decir “surgió unos videos eroticos” carente decirme carencia más? Pero el hecho de retirarme sería una falta de respeto a Gabriel y bueno ya estaba ahí.

-¿a qué instante empieza el juego?-

Gabriel sonrió –en 5 minutos, iré por unos bocadillos-

Fueron los cuarenta y cinco minutos más aburridos de mi vida. Cuando llego el medio ciclo estaba buscando la mejor excusa para poder irme, igual vez que mi gato se quedó encerrado o que mi vecina murió rápidamente de un sección de mosquito. No importaba lo que afuera, quería irme y quería ir a la casa de Eduardo a golpearlo hasta hacerlo sangrar Y la resolución gamuza esa pregunta era un vergonzoso No. nunca mantuvimos relaciones de ningún modelo, yo le insistí en el momento que cumplimos un año de relación y él dijo que no estaba listo aunque para eso; al cumplir dos años volví a machacar en hacerlo pero me convenció con el bulo de que nuestra relación se basaba en el amor…no en el genitales. Bien que yo no era virgen hacia mucho que no tenía carencia de genitales.

-como lo pensé, ese idiota no te ha tocado y es totalmente claro que su relación va asaz mucho mal-

videos amateur
fotos de la camiseta de futbol más molonas

-¡CALLATE!- todo lo que decía era autenticidad pero no quería escucharlo de un cerca de desconocido

En un delegado me acorralo contra la puerta, su cuerpo me presionaba, una de sus manos ahora se paseaba por mi trasero y la otra atrás de mi cabeza haciendo que lo mirara fijamente

-¿lo amas, verdad?- asentí tristemente

– ¿Dime, quieres que él te toque?-asentí nuevamente—hoy lo hará, pero tienes que poner de tu parte

De la morral de su pantalón saco un pedazo de videos guarros y de tela que me coloco afueras de los ojos. Yo no me movía, tal vez por la curiosidad de su aclaración o por miedo de que me hiciera algunas de las fotos porno xxx que todo el mundo ya conoce ya que páginas x como pornofotos.org las muestra a diario. Yo intentaba no mirar estas imagenes pero es que son fantasticas para poder hacer algunas pajas brutales.

-di mi nombre-

-¿Gabriel?

-shhh, soy tu enamorado Eduardo…tu idiota prometido Eduardo-

De pronto me besuqueo, tiernamente explorando mi boca y debo admitir que me dio poco de miedo al principio pero sentía tanto ese juego me excitaba, y aun no era su entrada, me imaginaba a Eduardo

Bruscamente me quito la playera y el brassier poco más o menos de un solo movimiento, me guio para sentarme en el butaca y se deshizo de mis jeans y mis pantaletas. Un suspiro tierno se escapó de su boca

-que preciosa novia tengo, toda una dama… ¿dime, hace en qué grado que no tienes un culminación?

-hace 5 años

-ohh eso está mucho mal, pero arreglaremos eso en un segundo-

Me abrió las piernas y me estremecí al sentir poco mojado y calado en mi sexo, deduje que era su lengua. Pasaba lamiendo todo mi coñito tal si saboreara una paleta de nieve, se centró en mi clítoris, dando pequeños y bastante suaves mordisquitos, eso me volvió loca. Involuntariamente puse mi mano sobre su cabeza para que bajara más en mi erotismo. Hoy en día con un ritmo atosigante comenzó a meter y sacar sus gordo de mi coñito hoy demasiado bañado.

Comencé a sentir que venía el espasmo, abrí más las piernas, mi respiración se agito inmoderado

-ahh…oh…mmmmm…si, si, mas…porfavor-

El cambio de posición, hoy en día metía sus dedos en mi coño y lamia mis pechos. La emoción era deslumbrante y me llenaba completamente. Estaba a punto del exaltación cuando se detuvo. Solo se separó y no hizo ruido.

-¿Qué paso?- pregunté y me finta la tira. Él estaba sentado frente a mí, su mirada me quemaba tanto el fuego. Se relamía los labios, el deseo en sus ojos era apasionante. Pero centre mi vista en el bulto que levantaba su pantalón, parecía grande.

-no puedo darte un culminación, quiero poseerte pero no me atrevería a…-

Me lance sobre él, lo bese con mucha pasión, el me abrazo y correspondió el mimo.

-hazme tuya-

Se quitó toda la prenda. Me cargo en sus brazos y me acostó en la mesa de su sala, hice a un lado los refrescos y los bocadillos. Puso su miembro entre mis labios vaginales, lo movía de arriba hacia abajo simulando una penetración. Esa emoción me fascinaba pero quería más, quería sentirme mujer…que algún me deseara Mi nombre en el tiempo que chiquillo era Diego, en el momento que era perqueño unos siete años comenzando la primaria, videos mama olvido blanquear la ropa de papa y mia por la tarde para que esta se secara y la lavo inclusive en la tinieblas; esa oscuridad llovio y la prenda al existir tendida en el jardín trasero no se seco, al dia inferior por la porvenir en el tiempo que nos alistabamos para la escuela le pregunte a mi teta que si tenia uno de mis calzón limpios para ponerme y me dijo que la prenda de papa y toda mi indumentaria estaba mojada y me dijo que tomara unos del cajon de ximena (mi sor, mayor que yo por 3 años) esto a mi me parecio demasiado extraño y con alelamiento le cuestione si alli estaban mis calzón, pero me dijo que no, que alli estaban los de ella pero que tomara unos blancos que igual ninguno lo veria o notaria por consiguiente continuamente iba con la playera fajada al pantalon, la vdd semejante idea no me parecio tan descabellada ya que preferia eso que andar exento calzón todo el dia y mas con chandal puesto que ese dia solitaria clase de deportes, al entrar a la habitacion de mi sor la vi a ella cambiandose y pego un pequeño grito por consiguiente se encontraba tan solo con la toalla puesta al anélido pregunto:Inmediatamente ella abrio su cajon y comenzo a sacar y mostrarme muchedumbre de ellas rosadas, moradas, azul edén, lilas y con corazones, gatitos, flores, etc. le dije: que mi pezón habia dicho que me prestara unos blancos y me dijo que los unicos blancos que tenia limpios en ese segundo eran los que se pondria ella ese dia; y adjunto:

– mira tal no tengo blancos te presto estos que son blancos, si bien tienen pequeñas flores no se notan mucho aparte se te veran divinos.

Arrebate las pantys de su mano demasiado enojado y me fui a mi habitacion, estando en mi habitacion pense muchisimo en si ponermelas o tan solo ponerme en chandal pero considere la incomodidad que sentiria, al momento de meter el primer pie una emoción extraña invadio mi estomago pero se sentia mucho bien meti el posterior pie y la sensacion se multiplico, oh! era magnifica! sentir la tela suave de esa prenda fui subiendo carente a disminuido asta ajustarla a mi talle y esta solo se ajusto un exiguo a mis nalguitas redonditas escondiendose un carente de por medio ellas; me termine de vestir y nos llevaron a la escuela

ese dia no pude dejar de pensar en lo bella que era esa sensacion tanto que hasta ir a dormir a la instante del baño mi ubre me dijo que hoy estaba seca mi ropaje luego yo hoy habia olvidado por completo mi calzocillos.Era vacación, mi marido tenía trabajo el lunes a primera oportunidad, decidimos ir a Madrid en el Ave de primera hora de la tarde. Me di cuenta que se había ronco un cialis, quería marcha a tope en la oscuridad que íbamos a hallarse solos, falto niños y falto sus padres. No fuimos a la ribera , desayunamos tranquilos, leímos la prensa, agarramos los e-books, y falto equipaje , ya que teníamos ropaje en Madrid, tomamos el trenet para ir a la estación. Llegamos con ciclo. Decidí ver que había en Natura que tenía ofertas y un vestido a buen precio perpetuamente viene bien. Mi chico dijo que él se iba a comprar cigarrillo y que me esperaba tomando una caña en Gambrinus. Cuando está en España se hace fanático de los Populares, un cilindrín negro cubano que fuma Caballero , el héroe de Padura, que sólo consigue en los estancos. Yo le pedí unos Lucky y me sumergí en el placer de la compras. Vi un atuendo azul bóveda celeste con flores, excesivo ligero, me encantó. Me lo probé, me sentaba genial. Un exiguo por arriba de la rótula, con tirantes, se me ceñía al busto, cayendo separado del cuerpo. Era carácter imperio, a lo Josefina, pero en corto.

Decidí comprarlo y estrenarlo, así que lo pagué y me cambié en los probadores. En la cartera de la tienda metí el jean y la remera que vestía. Me dí cuenta que se me veían los tirantes del top que llevaba, así que me lo saqué y lo añadí a la bolsa, me miré en el espejo. Me dio un subidón, se me marcaban los pezones en el guata. Y …me sentí mala, bastante mal, perversa y me quité la bombachita. Me quedé desnuda bajo el ligero atavío. Saqué de la portamonedas la cadena de sumisión que me había regalado mi marido y me la puse en el maléolo izquierdo. Fui a buscarle, estaba tranquilo con una caña y unos boquerones en vinagrillo. Me senté a su lado, pedí otra caña.Sus ojos devoraban mis pezones enhiestos. Me di cuenta que el bulto en sus shorts empezaba a tomar volumen. Pagó y fuimos hacia el tren. Al errar mis senos oscilaban elésticos bajo el guata. Nos sentamos en nuestros asientos. No dejaba de deleitarse contemplando mis pezones duros.

Sabías que estaba enteramente entregada a ti, hace duración que me tienes así, y bien que te aprovechas de ello.

Cuando me dijiste: “Arréglate, vamos a salir” supe que no me ibas a llevar a comer a mi taberna mimado. Intenté consultar, pero con gesto serio y decidido me contestaste “hazlo y calla” a si que, callé y comencé a ducharme.

Cuando salí del aseo tenías mi ropaje esmeradamente colocada sobre la cama.

Hiciste un gesto para que me tumbara y aplicaste crema sobre mí con mucho cariño y mimo, recorriendo con galantería cada rincón de mi cuerpo, pero desprovisto decir una sola palabra. Cuando terminaste, señalaste la prenda para que me la pusiera y desapareciste por el corredor.

Un atuendo harto provocativo., estrecho, que marcaba enteramente cada curva de mi cuerpo. Colmado corto, apenas tapaba mis asentaderas y con un prominente escote que dejaba aproximadamente al descubierto unos pechos erizados por la entusiasmo de la situación.

Sabías tal controlar mi mente. Mi imaginación no dejaba de volar pensando en que ocurriría que con tanto misterio habías preparado para mí.

Unas medias de liguero que se veían perfectamente al andar dado lo corto de la falda, y una ausencia de calzón, que sabía, no se te habían olvidado.

Tu silencio no me gustaba, me hacía pensar que pellizco malo iba a suceder, solo me tranquilizaba, a duras penas, la confianza que tenía en ti.

Tenía miedo de lo que tu mente hubiera podido discurrir, tal vez esa era tu determinación. No me daba miedo lo que pidiera pasar en si, me daba miedo pensar si estaría a la altura de tus expectativas.

Una vez vestida, de nuevo apareciste por la salida, ordenándome que me maquillara tal una zorra, y volviste a desaparecer.

Cuando terminé y salí del aseo, estabas sentado sobre la litera, me hiciste un gesto para que parara y pudieras observar en la distancia la obra que habías creado.

Te levantaste despacio, te acercaste a mí e, inmovilizando mis manos a mi espalda ,con una sola de las tuyas, me susurraste al oído. “Me gusta cuando te vistes así de zorra. Hoy en día, has de demostrarme si es autenticidad lo mucho que dices que me deseas, espero que sepas comportarte”.Me besaste con cariño y agarrando mi mano con fuerza, salimos por la puerta.

En el vehículo ni una sola palabra, tan solo me mirabas de diagonal, observándome como si fuera un video porno de los suyos preferidos.

Aparcaste frente a un portal plenamente desconocido para mí. Salí del automóvil y agarraste mi mano cerca de tirando de ella.

En el ascensor, me besaste con pasión y me dijiste “quiero que disfrutes cariño, y que les hagas disfrutar, han desembolsado mucho dinero por ti”. Bufff, esas palabras, solo esas palabras hicieron que mi coño se empapara.

Tenía la evocación de que aquel flujo chorreaba por mis piernas delatando mi excitación, pero me daba igual, tu actualmente sabías lo que esas palabras me producirían, y el resto de la gente que pudiera participar, no me importaba en absoluto, solo estaban en aquel lugar para que yo pudiera cumplir tus deseos.

Llamamos al timbre, justo en el momento que oímos unos pasos en el interior, me dijiste “no me verás en toda la tinieblas, pero yo no me perderé detalle, conoces que no dejaré de asistir de ti, haz que me sienta orgulloso, ni se te ocurra correrte y estate tranquila mi cariño, tendrás tu premio”

Al abrirse la cancela un hombre de unos 45 años, sobrado atractivo, con el crin cano y un cuerpo escleroso y bien formado apareció. Pensé que tenías buen gusto para apartar a los hombres a los que venderme. “Venderme”, buffff, de nuevo ese pensamiento produce impaciencia en mi.

Me saluda con un video haciendo con dos besos y me dejáis en el salón mientras vais hacia lo que me parece, la cocina. Volvéis a los pocos segundos. Habláis de mí como si no yo estuviera presente.

“La autenticidad es que es un bomboncito”

“Y será disciplinado, te lo aseguro. Encárgate de que tus amigos la den lo que se merece, cuando me la devuelvas la quiero sucia; por dentro y por externamente”

Desapareces por la portón del fondo, te sigo con la mirada. Se que no te veré hasta que todo termine. El hospedador se sienta a mi lado en el mecedora, presentándose educadamente.

“Yo soy José, hoy verás tanto hacemos que disfrutes”.Dice esto exorbitante arrimado a mí.

“Bufffff, que tetas tienes nena”

Mete la mano bajo el escote de mi traje, acariciándome uno de mis pechos y pellizcándolos suavemente. “Van a venir unos amigos míos, espero que te gusten. Eres una consternación para ellos, en absoluto olvidarán este partido de futbol, jugaremos contigo como quiere tu principal, te devolveremos a su fulana más fibra que jamás, actualmente verás”

¿Partido de futbol? ¿Me han traído lejos para ver un partido de futbol? Dejaré que los acaecimiento se vayan viendo los videos x, pero no suena muy bien que se diga. Suena el timbre y entran cuatro chicos, todos medianamente atractivos. Si se lo saben montar, lo pasaré bien, heno para mis adentros. Alimento en ti, en que estarás escuchando detrás la abertura disfrutando en la distancia de mis videos cachondos y ardor.

Jose me presenta a los recién llegados. “Chicos, os presento a Corrida” los chicos me miran extrañados, “es una zorrita que nos va a animar el partido”.

Saca una de mis tetas del ajuar y se la muestra a sus amigos “mirar que tetas tiene chicos”

Los chicos empiezan a hacer aclaración, incrédulos, sobre la situación. El invitante les explica que podrán hacer lo que quieran conmigo, que soy una buena meretriz y que seré dócil. Yo permanezco quieta, esperando las órdenes. Se van sentando en el sillón, frente a la tele, enfrente de ellos una mesa baja. Uno de ellos mete la mano bajo mi traje, dando una bofetón en mis asentaderas,

“Podías emprender por traernos unas cervecitas”

“Buena idea” dice el convidante, “pero para ello sácate las tetas del traje, quiero ver esas tetas toda la crepúsculo” Obedezco dirigiéndome a lo que he supuesto es la cocina y vuelvo con una cerveza para cada uno. Vuelvo de nuevo a la cocina para llevar al aposento unos pinchos que he visto colocados sobre la encimera y permanezco de pies adjunto al escaño, esperando nuevas órdenes.

“Siéntate en medio nena”

Me hacen un hueco en medio de los cinco. Empieza el futbol al años que mis tetas se llenan de manos.

“Buff, es imponente, ¡como me gustan estas tetas”

“Va a ser un gusto follárselas”

“Me pido primero”

El hospedador, que tiene bastante claras las ordenes que ha acoger de tí se levanta separando un poco la mesa del escaño.

“Yo creo que deberías asomar a mamar pollas nena, tienes mucho trabajo por delante para solo noventa minutos”

Uno de los chicos baja tenuemente su pantalón dejando su moza fuera.

“Empieza por esta”

Empiezo a lamer con el vicio que me has enseñado. El receptor agarra mi cabello echando mi cabeza hacia atrás para ver mi cara mientras se la chupo.

Recuerdo de nuevo que, de alguna manera tú estarás observando la escena y que he de darte lo que deseas a si que mi mano va a la moza que tengo más cercana y a modo puedo desabrocho el pantalón para dejarla externamente y comenzar a acariciarla mientras miraba alguna escena de los videos de putas.

Pasado un lapso, el chico al que se la estoy chupando me promesa parar.

“No os imagináis que bien la chupa, ¡para guarra!, o me correré ahora”

“Venga zorra, engancha la correlativo, quiero que todos mis amigos se vallan con una buena chupada tuya”

Esa forma de dirigirse a mi está ordenada por ti, estoy segura. Voy a la gallina que he estado acariciando y de golpe me la meto hasta el fondo de mi garganta, eso hace que el tío jadee tanto un cerdo y eso me pone más caliente. Estoy empezando a disfrutar. He de hacerlo, tu me conoces y solo así estarás orgulloso de mí y me ganaré lo que han satisfecho por mi. Elevo mi vista para que vean el gusto y el vicio con el que hago mi trabajo mientras mis manos van a las pollas de ambos lados. Esta vez no tengo que esforzarse, rápidamente se bajan los bragas dejando sus pollas al descubierto.

“¿De dónde has sacado a esta zorra tío?”

“Ha margen cara, pero ya veo que merece la pena, me aseguraron que es la mejor, y va por buen camino”

Uno de los chicos se levanta y se coloca tras de mí y empieza a tocarme las tetas mientras con su pene se restriega por mi pescuezo. Cuatro pollas para mí en este momento.

Los chicos empiezan a perder la cobardía frente a sus amigos y a sacar sus más bajos instintos.

Uno de ellos empieza a aguzar la mesa, “quiero follarla la boca y hacer algun video xxx”

“Buena idea” corean los demás.

“Túmbate junto furcia, que vamos a ver videos pornograficos  el juego de confirmación”

Me coloco sobre la mesa y precedentemente de darme cuenta una chica folla mi boca mientras una mano se cuela bajo mi falda apartando mis labios.

“Chicos, tenéis que tocar este coñito, lo tiene chorreando la excesivo furcia”

Saco la chica de mi boca para decir que me tienen a mil, abro más mis piernas, haciéndoles ver que quiero más, que necesito más.

“Vamos a follarte inclusive reventarte guarra”

“Venga, clávasela, que luego voy yo”

“Tu videos te tiene bien enseñada, si señor, ha conocido afinar asaz bien a su berrinche”

“Ponla a cuatro patas sobre la mesa”

El dueño de la casa me agarra del cabello moviéndome para que me ponga a cuatro patas, luego me mete la chica en la boca, provocándome una arcada por que no lo esperaba.

“Te dan arcadas zorra, por consiguiente te va a dar igual, chupa, que para eso te pagamos y si quieres verlo en algunos videos tambien puedes, le dijo”

Al años, distinto de los tíos, carente molestarse en cerciorarse mi lubricación, me cachiporra la pene y los otros tres restriegan sus pollas por mi cuerpo, ahora falto el vestido, solo las medias de liguero y los zapatos de tacón. El dueño de la casa les dice “azotarla con las pollas”, y empiezo a sentir azotes por mi cuerpo. Uno de ellos viene con su polla a mi cara y me da pollazos en los carrillos mientras no interrupción me mamar la moza de su amigo.

Jadeo a modo una pataleta rn la medida que me permite la chica de dentro de mi boca.

Agarra mi crin, me levanta la cabeza y me consulta “¿Te gusta zorra?, te gusta tanto te follan los cabrones de mis amigos”

“Si, me encanta”

“Pues dilo alto, pídelo, quiero oírte demandar muchacha”

“Me encanta, quiero que me folléis uno a uno, quiero sentir todas las pollas dentro de mi”

“Así me gusta cerda, pues sigue mamando, que te vamos a dejar bien harta”

Los comentarios sobre lo buena que soy se suceden, se que estarás escuchando orgulloso de cómo hablan de mi y de lo que están disfrutando. A uno de ellos se le ocurre preguntar “¿Podemos follarla también el culito?”

“Pues claro, podemos follarla lo que queramos, hasta reventarla”

El que me ha estado follando para, dejando espacio al que quiere follarme el culo verlo luego en los videos que grabes, que, sin ningún miramiento empieza a meter su polla provocándome un dolor que hace que se me salten las lágrimas.

“¿Te duele zorra?, pues aguanta, por que pienso sacarte hasta el último euro que he pagado por ti”

amateur solitaria en videos

Hago un gesto con la cabeza diciendo que si. Saca la moza de mi boca y comienza a meneársela a modo un loco mientras yo busco sus chichón con la lengua, mira al dueño de la casa y le dice “me voy a correr en su cara” Bufff, tengo que controlarme para no tener un orgasmo. Coge mi pelo, me levanta la cara y empiezo a notar su cuajo correr sobre ella.

Cierro los ojos, pero siento a modo me chorrea por todos lados, cuando acaba, abro mis ojos de nuevo y me lamo los labios, degustando ese gustillo que tanto me gusta.

El que me está haciendo los videos de follando el culo, ciervo esa imagen, no lo puede evitar, y se corre dentro de mi

Ya ha pasado un tris desde que termino el partido, a si que, nulidad más completar, el amo de la casa les pide a sus amigos que vayan a la cocina y se queden entonces, les explica que mi chico furor a por mi y no quiere verles.

Me ayudan a levantarme y, después de limpiar de mi boca la leche de su amigo, me besan, uno tras ajeno, preguntándose si podría ser que estuviera otra vez mirando los videos porno con ellos. José les explica, que no depende de mí, si no de si mi cacique quiere.

Estoy desando verte; a estas alturas poco más o menos no oigo lo que están hablando, quiero que me veas empapada tal estoy de la caseína de esos cabrones. Estoy desnuda, frente a la salida por la que has desaparecido. En el tiempo que veo que la cancela se abre, haces un gesto al casero de la casa para que se encierre incluso en la cocina con sus amigos, en el momento que cierra la entrada, vienes a mi, te arrodillas y, desde mi meollo comienzas a lamer los restos de esperma depositados en mi cuerpo, hasta llegar a mi boca.

Me besas con pasión y me dices: “Te quiero mi afición, y ahorita estoy seguro de que tu sientes lo mismo por mi”

Te cariño y exhalación por el placer de sentir el calor de tu cuerpo adyacente al mío. Me pones el atuendo, con cariño y me sacas a la entrada mientras tú vuelves a despedirte del cacique de la casa. Llamas a la abertura de la cocina y sale. No se qué habláis, pero veo, a inclinación del espejo de la entrada, que te da un sobre, posiblemente con mi precio, lo que hace que un nuevo chorro salga de mi coño.

Se que ya llegara mi galardón, que tu serás mi gratificación, y estoy deseándolo.

Agarras mi mano y nos vamos. Al llegar al coche, me abres la cancela, pero sigues sin decir una sola palabra. Yo te miro, buscando tu acogimiento, esperando que me digas que estas orgulloso de mi, algún gesto, alguna señal, pero nadie. Veo que en lugar de ir directo a casa coges un camino desconocido para mí. Giras a la derecha, por una callejón oscura y de pronto, paras el automóvil. Sales y vas hacia mi portón, haciéndome salir a mís videos xxx.

Me das la mano y me colocas, de culo, sobre el capó del vagón; levantas un escaso mi ropaje y acaricias mis asentaderas dejando que tus dedos acaricien mis labios.“Pero hoy en día quiero que te corras, quiero que sientas mi chica y me la mojes con todo lo que te has estado aguantando toda la tenebrosidad rabieta, venga, deja mi polla empapada, hueles a crema cabrona, a la leche de otros, guarra, y eso me pone salvaje, lo sabes, yo si que te voy a reventar el coño y no esos principiantes”

Mis gemidos te alientan a persistir.

“Deja que me de la vuelta, quiero verte la cara apego”

El cariño con el que te lo pido te hace acceder, me vuelves y me besas. Soy yo la que te meto la gallina en mi coño, despacio, mirándote a los ojos; me daño en ella y leo en tu cara el cariño que me procesas los videos en ese momento, pero no dejas de follarme con rabia y deseo, el deseo que te ha producido escucharme con esos tíos durante tanto edad.

Me entrego al placer, por fin ulteriormente de tanto duración, y no tardo en correrme, en cuanto que lo hago, sales de dentro de mí, me bajas el ropaje y me dices: “vamos a casa”

“¿No te va a correr?”

“No, me correré en casa sosegadamene”

Volvemos al vehículo, pero hoy en día una de tus manos no deja de acariciarme la pernil en todo el camino, mientras yo voy apoyada en tu hombro. Al llegar a casa me mandas que me siente en el escaño y traes dos copas de morapio. Brindamos y te vas pidiéndome que te espere. Oigo el llave de la tina, al santiamén vuelves a por mi. Coges las copas y me llevas al baño.

“Deja que te lava, actualmente te quiero limpia de la caseína de esos cerdos para mi”

Me metes en la tina y, vas lavando mi cuerpo.De en el momento que en en el momento que me ofreces vino y continúas acariciando mi cuerpo con la esponja.

Cuando das por finalizado el aseo, me ayudas a salir de la tina, pero, en lugar de secarme en aquel lugar, me llevas a la litera y me tumbas, despacito recorres mi cuerpo con la toalla mirándome a la cara con un afición que pocas veces anteriormente te había visto.

Sacas una caja con un descomunal lazo, la pones a mi lado, y carente darme lugar a abrirla, lo haces tú. De ella sale un camisa de raso gris como en los videos que hemos vist4o de xhamster. Tirantes y por media anca, definitivamente conquistador, pero demasiado remotamente de la prenda interior provocativa que acostumbras a regalarme para que comparta con otros. Este se que es para ti, solo para ti y para mi.

Levanto mis brazos y dejo que me lo pongas. La tela cae a modo una lisonja sobre mi cuerpo que dibujas desde mis axilas hasta mis caderas, ya con el camisón sobre ellas.

Vas por el vino, bebemos otro sorbo, yo continúo de pie junto a la cama, tú te sientas en ella y me haces sentarme sobre tus rodillas abrazándome.

“Dime algo, necesito que me digas algo amor”

“Ya he dicho que no te diría nada”

Me tumbas sobre la cama, subes un poco mi camisón nuevo, y con mucha ternura, comienzas a lamer mi coñito, diciendo “ya es hora de que reciba mimitos, después de lo escocido que te lo han debido dejar esos brutos”

Me acaricias con ternura, como si acariciaras a un bebe. Subes despacio hacia mi pecho y lo besas con la misma ternura, lamiendo mis pezones, que ahora soy consciente, tengo doloridos de tanto tirón. Subes por mi cuello hasta mi oído y me susurras, “te voy a hacer el amor como hace tiempo no hacía cariño”

Despacio entras en mí, y con movimientos lentos, pero profundos, me vas amando, efectivamente, como hacía tiempo no hacías. La calma con la que te estás tomando el sexo hoy me demuestra que, efectivamente, estas orgulloso de mi y quieres disfrutarme.

A modo muchos otros fines de hebdómada, mi marido invitó a unos amigos a casa para ver el partido, a mi me gusta ver alguien de vez en cuando, sobre todo si son importantes, y claro, un Madrid-barcelona es un buen partido, que asimismo me interesaba ver y mi marido lo sabía, hoy que otras veces los he visto con él. Pero el sábado ahora empezamos con mal pie, primero tuve que ir a comprar las cervecitas, los aperitivos y todo lo que se le antojó a mi marido para quedar bien con sus amigos. En seguida, que si tenía que ser afable, que si la última vez estuve un carente desagradable con ellos, y para rematar, me dijo que no les molestara mucho con mis aclaración, ni les importunara con conversaciones que seguramente no vendrían a ver algun video a cuento en un momento tanto ese. No me lo podía creer, yo, que me había tragado cientos de partidos de deporte, no sólo con él, sino también con sus amigos. La aseveración es que me molestó muchísimo, y estuve todo el data proporcionado mosqueada.

La vendetta sería terrible, efectivamente iba a ser el partido del siglo para ellos, sería un partido imperecedero. De eso me iba a encargar yo.

Me fui a la importación, mi marido no pudo acompañarme, estaba demasiado cansado de aplicarse toda la semana, ¡que se creía ese brote que yo no lo estaba¡ también había estado toda la hebdómada trabajando, y posteriormente del trabajo “la casa, la comida, la prenda, la plancha, la limpieza, y todo lo demás” incluido alguno polvo de vez en cuando.

En el autoservicio, no se oía hablar de otra cosa que del maldito partido, nadie se lo quería perder, era lo más importante, y por eso planeé que ellos no iban a ver el partido, les iba a dar una sorpresita, que efectivamente, sería inolvidable, sobre todo para mi marido.

A las 6 de la tarde actualmente se presentó el primero de ellos, se trataba de Paco, un amigo de la puericia, al llegar me dio un mimo, y sin mediar ni una palabra se acomodó en el canapé, diciendo “esta tinieblas va a ser estupenda, nos los vamos a comer, les vamos a meter una manita”, como si él les afuera a meter algo tirado en el sofá, bebiendo y comiendo a brazo partido. Llamaron a la cancela, mi marido abrió, era Hector, traía una redoma de wisky bajo el brazo, me la pasó, este ni aunque me dio un ósculo, ¿para que iba a ser un corto correcto o atento si había ido en aquel lugar a lo que había ido?, todo lo que no afuera el partido eran gilipolleces. Estaban acomodados, con sus cervezas y sus aperitivos, a la espera de que dieran las 8 de la tarde y empezara el partido. Yo me senté en un butaca al lado de mi marido, llamaron otra vez a la abertura, tal el partido estaba a punto de comenzar, mi marido me dijo que abriera la salida que seguro que era Rafa. Me levanté, fui a abrir, pero no era Rafa, era Sara, una amiga mía a la que yo había convidado.

Mi marido cuando la vio entrar puso mala cara, estaba pensando que nos pondríamos a dialogar y no les dejaríamos ver el partido a gusto. Al momento volvieron a llamar otra vez, y ya si, era Rafa. Entró, saludó a todos y nos besuqueo a nosotras, es un chico bastante afectuoso y agradable con las mujeres, comentó con una sonrisa – actualmente venimos a fastidiaros una vez más otra tarde -.

Ya estábamos todos, ellos en los sitios desde en donde se ve mejor la televisión, nosotras a un lado. El partido empezó, ellos estaban en presión, lo típico de estos partidos, estaban concentrados, les pregunté si querían poco, ni me contestaron, mi marido me miró, pero ni dijo ni hizo nadie, ningún gesto. Ni se enteraron cuando Sara y yo nos fuimos del exposición a mi habitación, nos quitamos los vaqueros y las camisas, y nos pusimos ajuar interior demasiado sexy y una bata arriba súper cristalino. Mi marido me llamó videos y yo entré en el feria con ese vestuario, en el momento que me vio se quedó pálido, demudado, me gritó: ¡estas loca, a modo se te ocurre presentarte así vestida!

Sus amigos me miraban lascivamente, cuando mi marido se dio cuenta, les censuró que me miraran amateur, a lo que ellos le dijeron que no eran idiotas, que era un espectáculo digno de admirar. El cada vez estaba más airado, les dijo ¡habéis venido a ver el balompié y os estáis comiendo a mi mujer con los ojos, sois unos cabrones!

Como una calienta pollas cualquiera me paseé por todo el exhibición, “ya no miraban la televisión, todos los ojos se centraron en mi cuerpo” me agaché delante de ellos buscando una cuerda que había encubierto en un casilla de la mesita del centro, dejando todo mi culo, que se transparentaba a torcimiento de la bata, a la altura de sus caras, con mi tanga blanco y mi piel morena. Saqué la cuerda del naveta y les dije a los chicos que podíamos divertirnos un ratito, “pero para eso tenéis que afirmar a Sebas, (que es mi marido), porque no nos dejará pasar un buen rato”. No se lo pensaron dos veces, a través de bromas le agarraron, le sentaron en una jamuga y le ataron las manos por tras siguiendo mis instrucciones, les colgante que lo colocaran delante de la televisión, para que no se perdiera ni un posterior de ese partido tan atractivo, le quitamos los pantalones y los calzón, para ver si el espectáculo le ponía contento. Llamé a Sara, que se presentó con el mismo ropaje que yo. Los conjuntos los había comprado esa misma porvenir, fielmente iguales. Todos se quedaron pasmados, incluido mi marido, a Sara no la miraba colérico a modo a mi, no, a ella la miraba tal los demás, deseoso por meterle mano. A todos se les notaba más deseo carnal que futbolero que le guste ver el mejor porno gratis
videos gratis
videos redtube
petardas xxx
xvideos español
videosxxxx
rubias 19
tube
tetas xxx
videos incestos